Ficha técnica

Título: Shokunin
Serie: Flash
Autor: David B. Gil
Editorial: Flash PRH
Páginas: 38
Fecha de publicación: 2017
ISBN: 9788416628155
Formato: mobi, ePub
Precio eBook: 1,99 €

Sinopsis

Shokunin es un spin-off de El guerrero a la sombra del cerezo, la novela de ficción histórica mejor valorada en las librerías on-line.

Maese Ekei Inafune, médico de cámara del clan Shimizu, es reclamado para diagnosticar la causa de la muerte de los cadáveres que, sin señal alguna de violencia, aparecen cada noche en el barrio del placer de Sabae. Las autoridades locales temen la propagación de una nueva enfermedad, pero lo que comienza como un caso médico termina por revelar un secreto mucho más truculento.
Este cuento autoconclusivo se ubica antes de los acontecimientos narrados en la novela El guerrero a la sombra del cerezo, y deleitará tanto a los lectores que reclamaban más aventuras de este peculiar médico, como a aquellos que desean descubrir a uno de los protagonistas de la novela histórica más leída y mejor valorada por los lectores de Amazon.es.

Reseña

Un relato que, pese a su pequeño tamaño, es una auténtica maravilla.

Antes de nada, quiero comentar el placer tan grande que me supone volver a reseñar. Como primera reseña de la web he elegido una obra que lleva mucho tiempo comprada y, sin saber muy bien el porqué, siempre ha estado en un segundo plano.

Tal como dice la sinopsis, lo que traigo es un spin off autoconclusivo de El guerrero a la sombra del cerezo, una de mis novelas favoritas por no decir la que más. El marco temporal de la obra se sitúa antes de los acontecimientos que el maestro médico Ekei Inafune, por lo que podría actuar como una precuela sin conexión. Algo así como el Canon Holmesiano.

Ekei es llamado para que investigara la causa de unas extrañas muertes ocurridas siempre en el «barrio rojo», lugar infestado de burdeles, prostitutas y gente de la más baja clase social. Agradecido por una actividad diferente a la que realiza como médico de cámara, se sumerge de lleno en la investigación que le llevará a aprender más sobre el mundo de la katana y de los maestros artesanos. Deberá reunir todo su ingenio, conocimientos y ayuda para poder desentrañar el misterio, y tomar una decisión que puede suponer un gran revuelo.

«Ekei escuchaba las supersticiones de aquel hombre con paciencia, pues sabía que, en ocasiones, de las palabras de los ignorantes se podía aprender más que de los sutras que con tanto ahínco repetían los monjes.»

Sin querer entrar en más detalles por su escueto tamaño, he aquí un relato magnífico. Ya a nadie le extraña la calidad literaria que atesora David B. Gil, pero no por ello podemos dejar de sorprendernos. Ha sido capaz de, en menos de 40 páginas, no solo crear una historia en la que estar completamente atrapado, sino que se las ha arreglado para mostrar una parte de la cultura y costumbres japonesas no tan conocida y que, por si no fuese poco, complete a la historia de manera tan magistral. Esto es algo que me enamoró de El guerrero a la sombra del cerezo, y me alegra de sobremanera ver que sigue esa senda.

En cuanto a la narración, volvemos a tener un «narrador en primera persona encubierto en tercera», lo que hace todo mucho menos predecible y cambiante. Dado que el eje central de la obra es la propia investigación, las descripciones de escenarios y personajes están lo justamente desarrolladas para que el lector pueda hacerse un boceto en su mente y que luego lo complete con elementos propios. Esto ya no solo es debido al tamaño, sino también a la sutil y nada invasiva introducción de la cultura japonesa en el argumento. Tenemos así un relato basado en una investigación «policial» y en resolver un misterio que se completa con una breve pero increíble radiografía de la cultura japonesa en el que cada lector podrá visualizar de manera diferente en su mente. Eso sí, todo el tema del tameshigiri y las espadas de cinco cuerpos ha sido muy ilustrativo, y me lo he podido imaginar incluso excesivamente.

«—Se dice que la espada es la prolongación del espíritu del samurái que la empuña. Yo creo, más bien, que una espada contiene el alma de su creador…»

Como parte negativa, lo único que puedo decir es sobre el escueto tamaño. Tengo muy clara que la intención de David era hacerla así, y no es algo malo ni por asomo, pero es tan buena que se siente como que está algo desaprovechada. Es decir, no hace falta que hubiese sido una novela, pero quizás ampliar hasta unas 100 páginas o algo menos le hubiese dado unos giros y una profundidad muy interesantes, amén de unos matices que, inevitablemente, se pierden.

Por lo demás, un relato de obligada lectura si gustó lo más mínimo El guerrero a la sombra del cerezo. Aúna en sus escasas 40 páginas calidad literaria y conocimiento de la cultura tradicional japonesa, algo que David va completa y absolutamente sobrado.

¡No te pierdas
ni una sola reseña!

Suscríbete a la newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *