Ficha técnica

Título: Un personaje secundario como yo nunca podría ser popular, ¿verdad?
Tít. original: Yuujin-chara no Ore ga Motemakuru Wakenaidarou?
Tomos: 2
Autor: Sekaiichi
Dibujante: Tomari
Editorial: Tentai Books
Traducción: Alejandro de Vicente Suárez
Páginas: 170
Fecha de publicación: 2020
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788412200805
Precio físico: 13,95 € – $14,99 (en inglés)
Formato: ePub
Precio eBook: 5,99 € (en español)

Sinopsis

“¡Te quiero taaaaaanto, Senpai!”

Mi nombre es Tomoki Yuuji, un estudiante de segundo año en preparatoria. Soy bastante normal, excepto porque todo el mundo me evita como si tuviera la peste, porque aparentemente doy miedo. La única persona que no me evita es Ike Haruma, el chico perfecto en todos los sentidos. Es el clásico protagonista perfecto sin ninguna pega.

Mi vida en preparatoria iba como siempre… ¡¿Hasta que un día la hermana súper popular de Haruma confesó su amor por mí de repente?! Aunque luego me explica que no quiere una relación romántica y sé que tiene sus razones para hacer esto, he decidido aceptar su propuesta para fingir que estamos en una relación, ya que creo que se lo debo a Haruma.

En cambio, el instante en el que empiezo a salir con ella, ¡¿la popular y guapísima amiga de la infancia de Haruma y una profesora que está buenísima también están empezando a hacerme caso?!

¡Un segundo, este no puede ser el escenario perfecto de comedia romántica preparándose para mí! Es decir, un personaje secundario como yo nunca podría ser popular, ¿verdad?

Reseña

Me alegra enormemente que en España se empiece a poder leer novelas ligeras de manera legal en español, y que no sean las típicas series como puede ser Sword Art Online. Gracias al nacimiento de una nueva editorial, Tentai Books, podremos disfrutar de, por el momento, dos novelas ligeras: esta que nos compete y otra que aparecerá en el futuro. ¡Os deseamos la mayor de las suertes, Tentai Books!

Empecemos, pues. Desde la más absoluta sinceridad, no soy un gran amante del género romántico. Quizás más en animes que en libros, no me llaman la atención, pero quise darle una oportunidad porque me gustó la línea en la que parecía que el protagonista «secundario» podría ir. Y no pude acertar más.

«Un personaje secundario como yo nunca podría ser popular, ¿verdad?» es una comedia romántica del tipo slice of life, que se desarrolla en un instituto japonés. El protagonista de la historia es Tomoki Yuuji, un alumno de segundo año bastante marginado por tener un aspecto amenazador, de criminal o mafioso. Los alumnos le temen tanto -sin motivo- que se apartan de su camino o desaparecen ante su presencia; prácticamente nadie le habla, ni siquiera los profesores. Pero la vida es una bromista y resulta que su mejor amigo -y único- es Ike Haruma, el chico más popular del instituto: guapo, atlético, inteligente -fue la mejor nota de todo Japón-, todas las chicas le quieren. La gente no entiende cómo el chico popular, el protagonista de cualquier historia romántica, es amigo del villano. También le habla y ayuda una profesora joven, espectacular físicamente, que ha sido capaz de ver más allá de su apariencia: Makiri Chiaki.

Pero todo cambia el día que la hermana pequeña de Haruma, Touka, le pide salir. Ella es como su hermano, impresionante en todos los aspectos, y todos los chicos quieren pedirle salir. Ella, sin embargo se ha fijado en el villano del instituto. Aunque rápidamente, Tomoki intuye lo que ocurre y el porqué de su interés: su apariencia alejará a los chicos, y como Haruma dice que es un buen tipo, no tendrá que preocuparse de que intente algo malo. Increíblemente, Tomoki acepta hacerse pasar por su novio. ¿Qué ocurrirá en el futuro? ¿La gente le odiará más por estar con la «musa» de medio instituto? ¿Qué opina Haruma?

La obra consta de 19 capítulos y un epílogo, y está casi completamente narrada por Tomoki desde su punto de vista y como si se lo contase al lector; por otra parte, un capítulo y el epílogo son narrados por Touka. En los capítulos de Tomoki, a la narración de las escenas y los diálogos, entre medias le introduce pensamientos y sus propias impresiones, sintiéndose el lector cómo si estuviese dentro de su mente. Gracias a esto se comprueba que es un personaje para nada plano, bastante complejo en realidad, que sufre pero intenta ser más fuerte. Sobre los dos de Touka, narrados a modo de diario, se ponen de manifiesto sus verdaderas motivaciones y sentimientos, siendo los más «claros» para entender cómo es en realidad.

«Estoy siendo testigo de algo surrealista. Nunca me acostumbro, da igual las veces que lo vea, y aun así no siento celos o envidia hacia él. Nunca me he preguntado por qué el y no yo, ¿sabes? Soy su amigo, después de todo; verle feliz me hace feliz.»

Dado las características del tipo de novela -y el hecho de ser una novela ligera, ranobe-, los detalles de los escenarios y las descripciones en general son bastante exiguos. Y las que hay están completamente adulterada por la propia visión de Tomoki, sobre todo en cuanto a personajes femeninos se refiere. Sin que suponga un problema, los personajes, a nivel de caracterización, están bastante poco definidos, pero para ello a lo largo de la novela se encuentran numerosas ilustraciones que aportan esa falta de información.

Por contra, sí que están bastante desarrollados a nivel psicológico, sobre todo Tomoki y Touka, pero otros personajes como Kai también tienen un desarrollo de lo más interesante. Por supuesto, si se compara con una novela normal, es posible que sí que parezca personajes poco trabajados. Hay que entender que ya no solo es que sea una novela cortita -me la leí en una noche-, sino que el objetivo de una novela ligera es entretener, por lo que omiten deliberadamente elementos que en una obra normal dan riqueza aunque no afecte a la trama. Las ranobe se centran en la trama principal o en la acción, y a partir de ese punto cuentan lo justo y necesario, de ahí que sean tan atractivas en públicos adolescentes y jóvenes adultos -no olvidemos que son la evolución del movimiento pulp japonés, acción a raudales, sea del tipo que sea-.

Tomoki es un personaje que de verdad me ha encantado. Él sabe que es un secundario, nadie le hace caso, pero lo ha aceptado con gusto porque tiene un amigo. Cualquiera en su situación podría envidiar a Haruma, pero él, en vez de eso, solo puede pensar en la suerte que tiene de tener a su amigo. Me ha gustado cómo mantiene su integridad y lo agradecido que es a pesar de que no es nada fácil vivir cómo le trata todo el mundo. Me parece, como he comentado antes, un buen personaje, muy rico para lo que nos suelen mostrar en las novelas ligeras, e interesante. Touka es un personaje que en ciertos momento me ha parecido insufrible pero me ha acabado gustando: una persona que lucha por lo que quiere, que pone su corazón en lo que hace, pero que también hace daño para conseguirlo, con intereses «ocultos», bastante hipócrita, que sufre pero que tiene buen corazón. Me ha parecido, en esencia, humana, interesante y muy bien llevada, aunque a lo largo de la narración se volvió algo predecible.

Ilustración del interior de la obra

«Pues claro que soy agudo, estás ante EL personaje secundario en persona. No interactúo mucho con los demás, pero puedo ver a través de estas cosas, ya que todo lo que he hecho ha sido ser un espectador más que un actor en esta obra a la que llamamos vida.

Suspira y empieza a hablar, claramente molesta.

«Salir con alguien, que te pidan salir… ¿no crees que es una maldita molestia?»»

La trama en sí está bastante bien, aunque es muy imaginable. Novela de comedia romántica sobre una pareja falsa, no hace falta ser un entendido del tema para saber cómo evolucionan la gran mayoría. Pero el valor de la trama es cómo se llega a ese punto. Es atractiva, plausible, no tiene elementos que entorpezcan su desarrollo, momentos de tensión que hacen que el lector quiera saber más y, sobre todo, si al final ocurrirá algo entre ellos. Además, no está exenta de drama, tanto de los dos protagonistas como de otros, como de subtramas que, presumiblemente van a resolverse en el futuro. Hay muchos momentos divertidos en los que es imposible no reírse. Reconozco que tengo un humor super básico, pero en los libros, no sé el porqué, me cuesta reírme, cosa que en este caso no ha sido así. Las escenas preparadas para el humor están muy bien construidas, desde mi punto de vista, aunque son bastante comunes.

En cuanto a la narración, tenemos lo que nos encontramos en prácticamente todas las obras del estilo: narración ágil, con un vocabulario sencillo -incluso vulgar en determinados momentos-, sin buscar la belleza en las palabras, sino darle «veracidad» a la situación. En este caso, el trabajo del traductor ha sido bastante bueno. Me ha llamado la atención que el traductor ha introducido expresiones muy «españolas», lo que hace que a veces se nos olvide que todo ocurre en Japón y parezca una historia que podría haber ocurrido en un instituto cualquiera.

Y no podemos olvidar el excelente trabajo que ha hecho Tomari, la ilustradora. Dentro hay numerosas ilustraciones, tanto a color como a blanco y negro, con un estilo moe bastante simpático y adorable, que, como comenté anteriormente, regala al lector toda la información física que falta. Os dejo su perfil de Twitter y su perfil en pixiv.

Sobre algo a mejorar desde mi punto de vista. Sé que los diálogos en la literatura inglesa, en vez de tener el guión largo (—) lo hacen por las comillas inglesas (❝ ❞), pero reconozco me costó adaptarme a ellos ya que parecían pensamientos. Como la narración corre a cargo de Tomoki, en una sucesión de diálogos conviven estos con pensamientos del narrador, algo que se me hizo raro.

En esencia, una novela entretenida, ágil, con una historia bonita y divertida aunque algo predecible, que gustará, sin lugar a dudas, a los amantes del género. ¡Tengo ganas que llegue el segundo tomo -nunca pensé que diría esto-!

 

¡No te pierdas
ni una sola reseña!

Suscríbete a la newsletter

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *